jueves, 6 de julio de 2017

, , , , ,

Throwback book: Trono de cristal de Sarah J. Maas

¡Hola, bellos habitantes de este plano terrenal! Hoy les traigo un Throwback, que es básicamente a mi persona releyendo un libro que hace mil años que no tocaba y dándoles mi opinión y comparando un poco sobre las diferentes impresiones que me ha dejado al haberlo leído hace algunos años y haberlo leído ahora.

Así que sin más rollo mareador que contar por el momento, acompáñenme.










Antes que otra cosa, debo decir que Celaena Sardothien (pronunciado Sell-lay-nah en inglés) nuestra protagonista, es una de las primeras protagonistas fuertes y extravagantes que leí. Fuertes ya había leído, pero Celaena es extravagante también porque es la asesina más famosa de Adarlan.

Después de pasar un año en las minas de sal de Endovier (superando por mucho la esperanza de vida de las minas), Celaena es convocada por el príncipe heredero Dorian, quien le ofrece un trato al que le será imposible negarse.

Si resulta ganadora en un torneo contra veintitrés adversarios (asesinos, soldados brutales y ladrones) por el puesto como campeona del rey y cumple con cuatro años de servicio, se le otorgará lo que más anhela: su libertad.

De negarse, volverá como esclava a las minas donde le aguarda una muerte segura.

Es así como Celaena es llevada al castillo de cristal, donde no cuenta con ni un sólo aliado y está rodeada de enemigos, en donde entrenará y competirá para ser la campeona del rey, la Asesina oficial del reino de Adarlan. Pero todo se complicará cuando apenas empezado el torneo una serie de asesinatos sean llevados de forma brutal dentro de los muros del castillo. 

¿El objetivo? Los competidores. Celaena pronto entenderá que está en riesgo mucho más que el título de campeona.

Siendo sincera, hay un montón de cosas que cambiaron en cuanto a mis impresiones de este libro desde la primera vez que lo leí, y lamentablemente no puedo decir que sea todo para bien.

Empezando por Celaena.

Resultado de imagen para celaena sardothien aesthetic



Como mencioné arriba, es fuerte, es una asesina, y no considero que sea un mal personaje, es agradable e incluso divertida y prefiero mil veces que leer sobre alguien así que sobre una damisela en apuros. No obstante, con esta releída la encontré demasiado... demasiado adiestrada, demasiado fuerte, demasiado perfecta para ser creíble, sobretodo cuando ha pasado un año como esclava, en condiciones precarias, maltratada y sin comida.

Pero aunque me decepcionó un poco como personaje (sólo un poco), me decepcionó más como asesina. Es muy adiestrada, sí, pero después de todo lo que la han hecho pasar, después de todo lo que ha tenido que sufrir, esperaría una protagonista mucho, mucho más dura, con mucha más furia en su interior.

No obstante, también tiene un montón de cosas buenas. Es segura, decidida y tiene escrúpulos, lo que si bien choca con su papel de asesina (cosa que no estoy segura de que sea del todo buena) es un personaje que se plantea constantemente lo que está bien y mal, no sólo sigue órdenes o va por inercia: ella piensa, y en el fondo tiene un buen corazón.

Siguiendo la línea con los personajes, tenemos también como protagonistas a Dorian Havilliard y Chaol Westfall.
El primero, el príncipe heredero; el segundo, el capitán del guardia real.

La primera vez que leí el libro ambos me gustaron mucho, pero en ese entonces Dorian fue por mucho mi favorito. ¿Ahora? No tanto.

Muy diferentes entre sí, Dorian se muestra en principio algo pretencioso, lo que me resultó bastante molesto. Pensé en más de una ocasión que era el típico príncipe chulito, sin madera para reinar y quien sólo se la pasaba debajo de las faldas de las damas y cortesanas, por suerte, esto llega a cambiar conforme avanza el libro. Podemos llegar a ver cierta rebeldía contra su padre y sus actos atroces, cierta astucia e inteligencia, que si bien todo eso se queda más en sus pensamientos que en hechos de verdad, tengo la esperanza de que el personaje crezca junto con la historia.

Resultado de imagen para chaol westfall fanart
Y en esta ocasión, me fue imposible no amar a Chaol. No debería, pero me es imposible compararlos. Chaol es el capitán de la guardia real, por lo tanto, más duro, frío y con una firmeza digna de un soldado pero aun así se las arregla para tener un carisma fuerte y un corazón duro, pero de oro.


Como en otros tantos libros de literatura juvenil, hay un triangulo amoroso, pero éste no me resultó demasiado molesto. Creo que entre estos tres personajes hay una relación especial, los dos hombres al principio saben que no pueden confiar en la asesina ni ella en ellos, pero poco a poco su armadura se va fracturando y quedan sólo tres jóvenes a quienes la vida no los ha tratado del todo bien.

De las relaciones que más me gustaron, fue la de Celaena y Chaol, porque es un cariño especial que va creciendo a fuego lento; al menos en este primer libro no puedo decir que sea amor por parte de ninguno de los dos, pero sí creo que la amistad que desarrollan está llena de una profunda admiración y respeto.

Casi siempre se sigue el punto de vista de Celaena, pero a veces se van intercalando entre Dorian y Chaol, a quienes vemos sufrir por sus sentimientos encontrados por la asesina.

La trama gira entorno a enormes misterios, y unos de ellos son la magia perdida y la misma Celaena. De la magia sabemos poco porque ha sido prohibida y se encuentra casi (pero no lo suficiente) extinta a manos del rey, pero poco a poco vamos descubriendo que en ese mundo solían habitar criaturas sobrenaturales, tanto buenos como malos, idiomas enteros perdidos y civilizaciones a las que el rey abatió. Como mencioné, sabemos muy poco, pero me intriga sobretodo el hecho de que Celaena tenga una relación con este mundo perdido.

Algo a destacar también, es el ritmo que lleva la historia. Quizás las primeras cien hojas resulten algo tediosas, pero una vez pasadas el libro se consume vertiginosamente y antes de que lo puedas notar ya estás en la página 525, porque sí, éste libro supera las quinientas páginas, pero créanme que se sienten como doscientas apenas.

El final termina con una promesa de peligro. No queda con un cliffhanger mortal, pero nos promete que para nuestra asesina las cosas están lejos de ponerse fáciles. Además, quiero mencionar que si bien Celaena me estaba decepcionando un poco porque la consideraba algo blandengue y fácil de corazón, al final ella simplemente me calló la boca.

Todas las mañanas al despertar se repetía a sí misma 'no tengo miedo'. Durante un año esas mismas palabras habían marcado la diferencia entre romperse y doblarse.


En conclusión, Trono de cristal es el inicio de una saga que promete. Con una asesina que sólo puede salvarse a sí misma, nos vemos rodeados en un mundo donde la magia que debería estar extinta, sigue latente en lo más profundos recovecos del reino. Intrigas, misterios, reinos extintos y amor se entrelazan en esta historia donde sólo la asesina puede salvarse a sí misma.



¿Ustedes han leído el libro? ¿Les gustó? Yo hace tanto leí esta primera parte y apenas me encuentro leyendo el segundo, pero ya me va encantando. Por cierto, shippeo totalmente a Chaol y a Celaena. 




Share:

3 comentarios:

  1. Hola, no conocía el libro. Me gustan las protagonistas fuertes que inspiran. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Pues sí, el libro y la saga en general cuentan con numerosas mujeres de carácter que inspiran en diferentes maneras, lo que es un total acierto para mí.

      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Este libro no le he dado una oportunidad todavía pero espero dársela próximamente jeje. Vengo de la Iniciativa "Seamos Seguidores" y quería avisarte de que he seguido tu blog y que espero tu follow de vuelta <3.

    ¡Un abrazo!.

    ResponderEliminar