martes, 11 de julio de 2017

, , ,

Reseña: Hija de las tinieblas de Kiersten White.

¡Hola, personitas! Esta es una reseña que les quise traer desde el minuto uno que comencé a leer el libro, pero me obligué a mí misma a esperar un poco para poner mis pensamientos en orden. 

Hoy les traigo la reseña de 'Hija de las Tinieblas' que se publicó apenas este año en español por V&R Editoras pero llevaba algo más de tiempo en mi lista de Goodreads. Y dioses, aunque he dejado que el tiempo pase, la verdad es que todavía no sé si pueda encontrar palabras para definir la obra de Kiersten White.




Primero lo primero: Hija de las tinieblas no es como ningún otro libro juvenil que hayan leído antes, y créanme, no lo digo a la ligera.

Y antes de comenzar con mi opinión, quiero hacer una aclaración que a mí me hubiera gustado saber antes. Cuando elegí este libro, pensé que trataría sobre magia y reinos con algo de histórica, ya que en Goodreads se encuentra dentro del género de Fantasía, pero para los que busquen eso, no lo encontrarán. Personalmente, definiría el libro como un retelling de acontecimientos históricos.

Ubicado en los años 1400, en Transilvania, la historia arranca  con el nacimiento de nuestra protagonista: Ladislav, hija del mismísimo Vlad Dracul. Y ha tenido la mala suerte nacer mujer.

Un año después, nace su hermano y nuestro segundo protagonista, Radu, el bebé más hermoso y chillón jamás engendrado y que no cuenta ni con la mitad de ferocidad de su hermana.

Los años pasan y en aproximadamente cien hojas leemos el crecimiento de los dos hermanos, que son polos opuestos. Los personajes en general son un punto fuerte de la novela, porque si tuviera que describirlos en una sola palabra, ésta sería complejos. Son los personajes más complejos que he tenido el placer de leer en bastante tiempo.

Lada (diminutivo de Ladislav) es brutal. Inteligente, violenta e incluso cruel, pero en serio lo es. Esperaba encontrarme una combinación de una Celaena Sardothien y una Katniss Everdeen, pero ambas se quedan muy abajo en lo que se refiere a ferocidad y brutalidad si las comparamos con todo lo que es Lada. 

—¡Haz que se calle! —Lada se trepó al perro de caza más grande que tenía su padre, uno canoso y viejo, pero muy paciente.
—¿Cómo hago?
—¡Asfíxialo!
—¡Lada, mide tus palabras! Es tu hermano.
—Es un gusano.


Incluso, me arriesgo a decir que Lada no está ideada para ser amada, ni agradable, ni nada. Quererla es un desafío que hasta el momento no sé si quiera si logré. Es un excelente personaje, de eso no tengo duda, pero es de muchas maneras desagradable. Es egoísta, práctica, llena de furia y odio, incluso 'mala', pero todas esas actitudes son a ojos de su padre sus mayores cualidades, y también la razón por la que se abre paso y sobrevive en un mundo manejado exclusivamente por hombres. Así que no puedo decir que me agrade completamente, pero infunde en mí una profunda admiración y respeto (y miedo también).


—En nuestra noche de bodas —expresó ella—, te cortaré  la lengua y me la tragaré. De esa manera, las dos lenguas que pronunciaron los votos matrimoniales serán mías y sólo me habré casado conmigo misma. Lo más probable es que mueras desangrado, lo cual será lamentable, pero al menos no me transformaré en una viuda digna de compasión, sino que ocuparé el papel de ambos esposos.

En cambio, Radu cuenta con todo lo que los lectores podemos amar y todo lo que Lada y su padre desprecian. Es generoso, sensible, dulce, y por lo tanto, maltratado. No sólo por Lada y su padre (como si no fuera suficiente), sino prácticamente por todo ser viviente en Valaquia. Si bien al principio con todas sus cualidades también resulta ser un niño llorón y miedoso, puedo decir que es el personaje que más evoluciona en el libro, y no quiero decir mucho ya que puede ser spoiler, pero Radu crece y se convierte en un hombre astuto que sabe como aprovechar todas sus características. Crece de tal manera, que no miento cuando digo que es un personaje al que temer, no me gustaría tenerlo de enemigo. 

Es así como vemos crecer a estos dos hermanos con una relación muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Sí tienen un lazo que los une, pero es demasiado complejo como para sólo definirlo como amor fraternal. Radu busca constantemente la aprobación de su hermana, quien lo ignora, desprecia y maltrata en partes iguales, pero quien a su vez se siente con la exclusividad de hacerlo. Además, hay cierto grado de sentido de propiedad entre ambos que nunca había leído para describir una relación entre hermanos.

Sea como fuere, ambos logran unirse un poco más cuando se dan cuenta de que son lo único que tiene el otro, es decir, cuando su padre los deja con el Imperio Otomano en calidad de rehenes y vivirán hasta que su padre rompa los acuerdos.

Ambos viven este cambio de manera diferente. Lada, más que destrozada, queda furiosa. La han llevado lejos de todo lo que ama, y el golpe bajo de su padre es algo que le costó asimilar, no obstante, en ningún momento se deja vencer.
Radu por otro lado ve este cambio como una oportunidad. ¿Cómo poder considerar un hogar el lugar en donde nadie te aprecia, un lugar en donde tu progenitor es capaz de cambiar tu vida por una buena alianza? A Radu no le sorprende que a su padre le haya sido fácil desecharlo, y ciertamente es mejor adaptándose que Lada.

Y es aquí en su nueva vida dentro del Imperio Otomano donde conocen a Mehmed, hijo del sultán regente y una de sus concubinas.
Radu encuentra en él su primer, mejor y más preciado amigo, por primera vez alguien no lo maltrata y le da un trato digno; Lada en cambio se resiste un poco más, ya que sabe que es el hijo del hombre que los tiene como rehenes, pero poco a poco, con su inteligencia y carisma Mehmed va abriéndose paso en el corazón de los hermanos Drácul. De los tres, probablemente es el más normal, si es que se puede decir así, y en lo personal lo veo como un punto medio entre la astucia de Lada y la bondad de Radu. También, de los tres, Mehmed es el que no me causó tanta impresión e incluso podría decirse que es el más débil de ellos, aunque no es de extrañar cuando tiene a dos amigos como Radu y Lada. 

También encontramos romance en esta novela, un romance tan complejo como todo lo demás en la historia y que te desgarra el corazón. Kiersten acertó en reducir las escenas románticas, pero las que había eran todas tan intensas que tenía que dejar de leer para calmarme, y todas siempre me dejaban con ganas de más. De momento, no hay ningún triángulo amoroso, pero por primera vez creo que no me desagradaría verlo, aunque sea sólo por curiosidad y porqué ya no sé a quién shippeo, todo es tan complicado y hermoso que quiero llorar.

Sé que me he pasado con los personajes, pero es que es más o menos en lo que se centra la historia. Es una historia de supervivencia, de dos hermanos cuya relación constantemente oscila entre la fraternidad y la hostilidad, es la historia de ambos sobreviviendo en una nación que no es la propia y todo lo que ello implica, pero también es una historia de conspiraciones, política y hasta religión.

El libro ciertamente es uno lento, la autora se toma su tiempo y sólo sentí esa necesidad de seguir leyendo sin importar qué como hasta la página doscientos. Antes de eso, la genialidad está meramente en los hermanos Drácul y nada más. 

Antes de terminar, quiero destacar un par de cosas:

  • Todas las luchas internas que enfrenta Lada. Una lucha interna sobre ser mujer, sobre su familia, sobre sus sentimientos, sobre lo que considera un hogar y amigos. Aunque Lada no me agrade del todo, no dejo de sorprenderme con todos los matices de su personaje, sus luchas, su firmeza y tenacidad. 
  • La religión, a la cual vemos nuevamente contrastada a través de los ojos de Lada y de Radu. Es la primera vez que leo un libro que hable sobre el Islam y que además no me resulte pesado, sino todo lo contrario. La forma en que algunos de los personajes ven al Islam es tan pura y llena de tanta paz que no hizo otra cosa mas que causarme curiosidad.
  • El amor. Tanto amor de familia como de pareja, la autora no lo retrata de la forma idealizada que siempre vemos. Es más crudo, más egoísta, pero sobretodo más real. A veces me hacía preguntar, ¿hasta que punto amamos a una persona genuinamente y no por lo que ellos representan para nosotros? 
  • Lo realista que es. Kiersten no perdió tiempo en disfrazar las cosas, ella escribió las cosas como son, y creo que si ésta novela es considerada juvenil es porque además de la edad de los personajes, la autora no fue detallada cada vez que alguna escena atroz ocurría, pero de haberlo hecho, habría entrado en una categoría más adulta. 
  • El contenido lgbt. Por lo general, no leo libros que lo contengan, es decir, sí, pero siempre habían estado en un plano más secundario y realmente nunca llegaba apreciarlo adecuadamente. Pero en este libro lo sentí en el alma, es la primera vez que siento que representan este tipo de relaciones como lo que son realmente: una manera de amar. 

Para terminar, sólo quiero decir que el final se siente como un golpe en el estómago. Una parte de mí no quería que fuera así, pero la verdad es que ciertamente si fuera de otra manera, no sería coherente y hubiera quedado decepcionada. Lada: te admiro y temo en partes iguales, pero de lo que no tengo duda es que eres la protagonista más badass y malvada que he leído.

En conclusión, Hija de las tinieblas es una novela totalmente diferente a las que abundan dentro del género juvenil. Llena de crudeza y con unos personajes complejos, es un libro que avanza lento pero seguro y nos muestra con nuevos ojos aspectos como el amor y la familia. 


Si no le he puesto mayor calificación es porque algunos personajes me han dejado con un sabor amargo en la boca, es decir, ¡son asombrosos! pero son despiadados y egoístas y no consigo amarlos totalmente, en segunda, porque es en muchos sentidos, un libro bastante lento y no para todos los gustos, además de que puede ser un poco confuso al principio si no están familiarizados con la historia sobre el Imperio Otomano y demás (mi caso).

¿Qué les pareció? ¿Lo leerían? Creo que es ideal para todo aquel que esté buscando una lectura diferente y que esté dispuesto a conocer personajes fuera de lo convencional, personajes con una moral dudosa y muy lejos de ser héroes.



Share:

4 comentarios:

  1. Hola!

    Primero que nada, gracias por pasarte por mi blog :)Ya te sigo.
    Segundo, este libro me llama muchísimo la atención y tu reseña me han dado más ganas de leerlo. Definitivamente lo agrego a mi lista.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Te lo recomiendo, la lectura fue brutal. No supe en qué momento me atrapó, pero para cuando me di cuenta ya estaba coladita por los personajes y la historia.

      Eliminar
  2. Hola!!
    Llegué aquí gracias a que Dayra te nomino al tag UNDER 200 :)
    Me interesa mucho leer este libro, he escuchado cosas muy buenas :O
    Me ha gustado mucho tu blog, así que me quedo por acá! Espero te puedas pasar por el mío igual n.n
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por pasarte, también me voy a dar una vuelta por tu blog. Y sí, aunque siento que es de esos libros que odias o amas, te lo súper recomiendo.

      Eliminar